Por: MarcoChavira.com

¿Cual es la aportación de la Masonería actual para hacer de ésta una sociedad más justa?

Mi intención es el invitar a percatarnos que nuestra participación como masones en el quehacer de gobierno, no entraña necesariamente el apostar por el poder, sino en la regulación de éste. Y una medida para ello lo es el pugnar por el ejercicio adecuado de los fondos públicos; no sólo en su gasto, sino en su recaudación también.

La economía es el eje de las decisiones de las políticas públicas y desafortunadamente al ser una tarea tan técnica, la soslayamos olvidando que es una de las razones más importantes por las que se generó el constitucionalismo liberal moderno. Por ello mi invitación a que reflexionemos y aprovechemos que es un ejercicio actual de la mayoría de los parlamentos del mundo, para entender que nuestros valores no son algo abstracto, sino que tienen vigencia y pueden ser aplicados en actividades tan concretas como el análisis y la discusión de la actividad financiera del Estado.

Tangencialmente toco el tema de la ideología, no porque esté en desacuerdo con los Chicago Boys o con nadie. Pero sí es importante que si se nos queman las ansias por cambiar el mundo, distingamos el contexto filosófico en el que subyacen los diferentes “ismos” que se arrogan la representatividad de los valores de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.

Ello implica desde luego, que entonces la revisión de la historia y de la discusión filosófica en nuestras listas no es tan baladí o tan ajena como se piensa. ¿Por qué nuestra idea de la Libertad es positiva y no negativa?

¿Porque las ideas del poder como antítesis de la libertad? ¿Por qué considerar a nuestro liberalismo una forma de moralidad política y no una ideología?

Entonces sí cobra vigencia la discusión entre Aristóteles y Platón; entre la postura masónica de ingleses y franceses; entre nuestros orígenes y nuestras leyendas, entre la idea del progreso y el conservadurismo. Ahondar en el gnosticismo, en el Platonismo, en la historia del pensamiento de la Masonería, eso cobra radical importancia. ¿Porque? Porque nos percatamos que nuestro pensamiento realmente puede influir para un mundo mejor. Y el debate contemporáneo exige precisiones: defender la idea de la Solidaridad de Scheller, un pensador católico, no es lo mismo que la idea de la Solidaridad del Liberalismo contemporáneo por ejemplo. Defender uno implica la exclusión de otro.

Qué mejor que un largo ejercicio de intercambio de puntos de vista con hermanos de otras latitudes, para desterrar el fantasma del provincialismo en esta era de la globalización. Si ya la discusión de un tema como este es difícil en una logia, más aún lo es en el mundo profano. Así que, qué mejor que contar con foros de buena dimensión y con hermanos tan brillantes como los que participan en ellos.

Es cuanto.